El Plebeyo
Eva Ayllón

Eva Ayllón 

Vals Criollo del Perú

Letra: Felipe Pinglo Alva
Música: Felipe Pinglo Alva

El verdadero nombre de este vals Peruano lleno de contenido social es:

"Luis Enrique, el Plebeyo"

Su contenido político y sus ricos matices armónicos lo hacen muy popular en la década de los cuarenta hasta nuestros días. Su autor y compositor lo crea en 1930, y fallece en 1936 a la edad de 35 años sin llegar a conocer la importancia de su obra,y su difusiónmundial que empezó después de su muerte.

La noche cubre ya
con su negro crespón
de la ciudad las calles
que cruza la gente con pausada acción.
La luz artificial con
débil proyección
propicia la penumbr
que esconde en su sombra venganza y traición.

Después de laborar,
vuelve a su humilde hogar
Luis Enrique, el plebeyo, el hijo del pueblo,
el hombre que supo amar.
Y que sufriendo está esta infamante ley
de amar a una aristócrata
siendo plebeyo él.
Y que sufriendo está esta infamante ley
de amar a una aristócrata siendo plebeyo él.

Trémulo de emoción, dice así en su canción:
El amor, siendo humano tiene algo de divino,
amar no es un delito porque hasta Dios amó.

Y si el cariño es puro y el deseo es sincero
¿Por qué robarnos quieren la fe del corazón?
Mi sangre aunque plebeya, también tiñe de rojo
el alma en que se anida mi incomparable amor.
Ella de noble cuna y yo humilde plebeyo,
no es distinta la sangre ni es otro el corazón.
¡Señor por qué los seres no son de igual valor!...

(Esta letras no están cantadas)

(Así en duelo mortal abolengo y pasión
en silenciosa lucha condenarnos suelen a grande dolor
al ver que un querer porque plebeyo es,
delinque si pretende la enguantada mano de fina mujer.
El corazón que ve destruido su ideal
reacciona y se refleja en franca rebeldía que cambia su humilde faz.

El plebeyo de ayer es el rebelde de hoy
que por doquier pregona la igualdad en el amor.
El plebeyo de ayer es el rebelde de hoy
que por doquier pregona la igualdad en el amor.)


Trémulo de emoción, dice así en su canción:
El amor, siendo humano tiene algo de divino,
amar no es un delito porque hasta Dios amó
Y si el cariño es puro y el deseo es sincero

¿Por qué robarnos quieren la fe del corazón?
Mi sangre aunque plebeya, también tiñe de rojo
el alma en que se anida mi incomparable amor.
Ella de noble cuna y yo humilde plebeyo,
no es distinta la sangre ni es otro el corazón.
¡Señor por qué los seres no son de igual valor!...



Regresar a Eva Ayllón



Búsqueda en Los Portales del Guajiro