PORTAL DE TANGOS
DEL GUAJIRO

“Gime, bandoneón, tu tango gris,
quizá a ti te hiera igual algún amor sentimental.”

“El tango es un pensamiento triste que se baila.”

Canciones de Hugo del Carril

hdc

Nombre real: Piero Bruno Hugo Fontana.
Cantor, actor y director de cine.
(30 de noviembre de 1912 – 13 de agosto de 1989).




lr




  1. A Media Luz
  2. Adios Pampa Mia
  3. Al Compás del Corazón
  4. Al Mundo le falta un Tornillo
  5. Ansiedad
  6. Buenos Aires
  7. Calesita
  8. Caminito
  9. Chorra
  10. Corrientes y Esmeralda
  11. Cosas de Negros
  12. Cuando Tu no Estas
  13. Desde el Alma
  14. Duelo Criollo
  15. El Día que me Quieras
  16. El Porteñito
  17. El Último Café
  18. Esta Noche me Emborracho
  19. Indiferencia
  20. La Casita de mis Viejos
  21. La copa del olvido
  22. La Mariposa
  23. Los Muchachos Peronistas
  24. Madame Ivonne
  25. Mano a Mano
  26. Me Beso y se fue
  27. Milonga Sentimental
  28. Nostalgias
  29. Percal
  30. Pobre mi Madre Querida
  31. Por qué la quise tanto
  32. Por tus ojos negros
  33. Que falta me haces
  34. Silbando
  35. Silencio
  36. Sur
  37. Yira Yira
  38. Yo Soy aquel Muchacho

lr



Nació en el porteñísimo barrio de Flores, en la Capital Federal, y ya muy jovencito comenzó en la radiofonía argentina, como locutor primero, alternando esta actividad con la de cantor, vocación que traía ya en el alma y que se nutriría, acrecentaría y afirmaría en la admiración por Carlos Gardel, y de la que terminó finalmente haciendo profesión.
Sus convicciones políticas, que lo acercaron decididamente al peronismo, le provocaron un enfrentamiento con muchos sectores artísticos adversos a Perón, que por ese motivo le restaron importancia a su obra y lo aislaron en el afecto y en la amistad, máxime cuando grabó la popular marcha "Los muchachos peronistas", registro que con el tiempo quedaría como símbolo de ese movimiento político.
Hugo del Carril fue además un hombre de una corrección ejemplar. Mientras dispuso de medios acudió en ayuda de cuanto colega lo necesito. Y su palabra, su amistad y su consejo estuvieron siempre al lado de los jóvenes, a quienes asistió con su experiencia y su solidaridad. Siempre puso el gesto amistoso y cordial por sobre las diferencias que en algún momento lo hirieron.
Esa hidalguía, unida a su simpatía y a su apostura (una especial mezcla de porteñidad y criollismo), más sus condiciones artísticas, contribuyeron para ratificar el adjetivo de ídolo popular que hemos elegido para esta nota como un merecido homenaje a su digna trayectoria.


lr






Búsqueda en el
Portal de Tangos del Guajiro


lr