Portal
Rito Escocés Antiguo y Aceptado
del Guajiro

La Hermandad para toda la Humanidad

33



Las Iniciaciones en los Templos Antiguos
Este material de instrucción del Grado de Compañero corresponde al R.·. E.·. A.·. A.·.
Autores: Adolfo Terrones Benítez, 32º y Alfonso León García González, 33º





4 

 

Iniciación, es palabra que deriva del latín "initiationonem", indica el Iniciar, emprender o principiar una enseñanza o carrera, etc.

Iniciación, es también un término usado en Masonería, para designar la admisión dentro de los misterios o secretos de nuestra Orden; viene también de la raíz griega "initchia", que significa el primer principio del estudio de las Ciencias o de las Artes; algunas veces se aplica solamente a la recepción de los Candidatos al Primer Grado pero propiamente; la admisión en cada Cámara constituye una nueva iniciación dentro de las enseñanzas superiores.

Cuando un profano ha recibido el Primer Grado de la Masonería Simbólica, se dice que ha sido "iniciado" Initiatus, y significa que ha principiado; ha sido admitido o introducido, dentro de los misterios de nuestra Institución; es como si dijéramos: "El joven se inscribió, para entrar al Colegio; el soldado se dio de Alta, para entrar al servicio de las Armas", etc.

Desde los remotos tiempos de la antigüedad, la Masonería viene seleccionando a sus elementos por medio de las iniciaciones, ceremonias preparatorias, cuyo desarrollo consistía, y aún consiste en palpar y calificar el Talento, el Valor y la Discreción de los candidatos.

Se dice que un Profano se inicia dentro de nuestra Orden, para demostrar, que la filosofía masónica, es de muy pocos conocida y que los secretos que encierra, no son más que los mismos fenómenos naturales, y que las ciencias exotéricas y esotéricas, sólo se adquieren por medio de la investigación, la constancia y el trabajo.

Por lo tanto, en Masonería nada hay de misterioso, ni nada es secreto, puesto que sus enseñanzas, se imparten tomando como base los tres principios fundamentales de la verdad, es decir la Verdad ficticia o aparente, la verdad relativa o la que nos convence, y la verdad positiva o la que nos desengaña.

No cabe duda que estas tres definiciones de lo que es la verdad, han sido, son y serán siempre el objeto de las iniciaciones, así como de los temas de enseñanzas filosóficas de la Masonería.

Entrando en materia, diremos que las Iniciaciones tuvieron su origen, según las opiniones más autorizadas, cien mil años antes de la Era Vulgar, a saber

En los Misterios Persas o de los Magos. En los Misterios de los Indios Brahmanes. En los Misterios Egipcios o de Isis. En los Misterios. Griegos, Cabiris de Samotracia. En los Misterios de Orfeo en Eleusis. En los Misterios Judaicos de Salomón. En los Misterios Judaicos del Cristianismo. En los Misterios Francos de la Caballería. En los Misterios de la Orden del Templo. En los Misterios Británicos, o de las Corporaciones de Arquitectos. En los Misterios Británicos Francmasónicos; estos últimos vienen a ser los que en la actualidad se practican dentro de los Templos.

En los tiempos primitivos los sabios persas, formaron la Asociación original de los "Magos del Cáucaso", cuya institución tenía por objeto, no sólo conservar el profundo secreto del origen de las artes y de las ciencias; sino también la formación de un Dogma Religioso, que sin alarmar a los Espíritus Timoratos, pudiera oponerse a los deseos inmoderados de los primeros hombres. De aquellas asociaciones en común nació la idea y la necesidad de usar ciertos Símbolos, por medio de los cuales, las doctrinas de los Magos se trasmitieran fácilmente y sin peligro alguno. La Luz que impartía la Enseñanza Simbólica, empezó desde entonces, a brillar insensiblemente, para demostrar que entre los Iniciados, no había ateos o doctrinarios impostores.

Los Magos reconocían un Dios, al que conceptuaban incomparable, inefable y omnipotente, el que mostraba a la adoración de los pueblos bajo el Emblema de la naturaleza, y por eso, la verdad era considerada como la Imagen del Creador o como su más bella representación; así como a la naturaleza, como la manifestación de la voluntad divina, o como el Faro luminoso de las Leyes que rigen al universo. Con el transcurso del tiempo, y por el abuso, que los Taumaturgos hicieron del Lenguaje figurado y simbólico de los Magos, para demostrar los fenómenos naturales, y de los Cuerpos Celestes con relación a la Tierra, fueron transformando poco a poco aquel sistema, por el de: mitos y fábulas, con las cuales engañaron a los pueblos.

Esta fue la Doctrina que dio principio a los errores del paganismo, el que dio origen a los Dioses como: Mitra, ®siris, Sesostris, Baco, Apolo, Minos y a las grandes Divinidades como: Paracante, Isis, Salambó, Venus, Diana, Vestaceres, etc. A ese respecto se mencionan ciento once Religiones y Sectas diferentes, entre las cuáles, las del Sol, y las del Fuego, aparecen casi siempre bajo distintas denominaciones; por lo tanto, es admisible que los verdaderos sucesores de los

Antiguos Magos, son los Masones, únicos que no han perdido de vista el motivo, para conservar el origen del simbolismo y su filosofía. Es preciso pues, distinguir las épocas y a los hombres, puesto que los antiguos Sabios o magos, palabra que viene del hebreo "Mach", Grandeza; aunque no a todos comunicaban sus conceptos, su saber o su ciencia, supieron dirigir y contener a las Hordas Bárbaras del Mundo Primitivo.

La Ciudad de Balbeck, situada en los confines de Persia y de la Judea, fue el centro de las antiguas iniciaciones místicas, así como Jerusalén y Roma, lo fueron de la Religión judaica y la cristiana, respectivamente; por lo tanto, no fue Zoroastro, el fundador de la Iniciación Persa, sino su Reformador, dos mil ciento sesenta y cuatro años antes de Cristo.

Posteriormente los Filósofos Griegos, desde quinientos años antes de nuestra era, continuaron cultivando y practicando las doctrinas legadas por los Magos, logrando perfeccionar su saber, su ciencia y sus virtudes; por eso, la mayor parte de los Libros

Antiguos sistemáticos, hasta dentro de sus absurdos, existe algún motivo razonable, razón por la que todas esas enseñanzas, siempre se consideraron en provecho del hombre; tal es el encadenamiento histórico de los misterios antiguos, que han venido transformando las edades y que, hasta nuestros días, su objeto ha sido, buscar la verdad.

Ahora veremos cómo, desde la época, de los Magos hasta nuestros tiempos, se han venido efectuando las Iniciaciones, de los hombres que han venido demostrando, merecer esa distinción.

Como ya se dijo; las iniciaciones primitivas tuvieron lugar entre los persas, los brahmanes, los egipcios, los griegos, etc., estas ceremonias, por lo regular, eran de carácter fúnebre, se celebraba o se rendía culto a algún Ser Querido por sus Virtudes, ya fuera con el objeto de distinguirlo como héroe, o con el de la devoción como divinidad.

Algunas otras veces, estas iniciaciones, teman un carácter puramente educativo dentro de los Misterios de las Ciencias, los Derechos de los pueblos o las enseñanzas de las Artes, bajo un régimen de discreción, subordinación y disciplina. El candidato pasaba por una serle de pruebas que variaban entre sí, de carácter y severidad.

Estas ceremonias, por lo regular, se verificaban durante la obscuridad de la noche y con frecuencia, dentro de lóbregos e impenetrables bosques, o de cuevas y subterráneos en forma de laberintos protegidos de la Indiscreción profana.

Pero la iniciación completa no se daba por terminada a pesar del constante peligro y tanto trabajo; sino, hasta que el aspirante demostraba estar purificado por nuevos sentimientos, y daba las seguridades de una discreción a toda prueba, sólo entonces recibía la luz de las ciencias que tenía por objeto encontrar la verdad.

Por eso en aquella época, los Misterios debían su origen al deseo de establecer e impartir la Filosofía exotérica y esotérica, enseñanzas que solo se daban a conocer a los que pasaban felizmente por las Pruebas y daban las seguridades de poder aprender a obedecer y sacrificarse por el bien común.

No hay duda pues, que los antiguos vieron la necesidad de implantar esas prácticas, para preservar las sublimes verdades, y es el objeto que tienen las Iniciaciones, puesto que proporcionan los medíos para admitir a quienes dan las seguridades que se requieren de calificar a los que deben ser rechazados, como Indignos.

Existe una obra que se titula “Investigaciones Sobre las Iniciaciones Antiguas y Modernas", la que determina detalladamente el origen de las iniciaciones desde época muy remota, en que empezaron a cometerse los crímenes sobre la Tierra y en que comenzaron a aparecer los primeros viciosos; en cuyo taso eran obligados de manera terminante y por medio del Terror de sus propias culpas a buscar entre los de orden y virtuosos, los intermediarios con la deidad; estos últimos eran sabios o sacerdotes, que estaban completamente retirados a la vida Solitaria, para evitar el contagio de la creciente maldad y depravación; se dedicaban a los estudios, a las Investigaciones y a los descubrimientos, así como al cultivo de las Ciencias y de las enseñanzas ocultas.

Estas actividades, las convertían en los Guias, expertos para los demás hombres, tanto en su educación moral, como en la Filosófica; en sus deberes sociales y en los espirituales.

Los magos Brahmanes, Gimnosofistas, Druidas, Sacerdotes, etc., vivían, en lugares apartados y secretos, sólo por ellos conocidos y tuvieron gran renombre y reputación, por sus descubrimientos en Física, Química, Mecánica y Astronomía, su educación dentro de las buenas costumbres, sus Virtudes y su Gran Moralidad, así como sus avanzados conocimientos en materia de legislación e ideas socialistas; como resultado de dichas actividades, aquellos hombres fueron objeto de constantes persecuciones, por lo que vieron la necesidad de impartir sus doctrinas y enseñanzas científicas, con todas las precauciones, lo cual llevaron a efecto; dándolas a conocer por medio de la iniciación, o sea únicamente a quienes daban pruebas de merecerlo.

A los Iniciados de aquella época, se les enseñaba a vivir con la esperanza en un porvenir dichoso, se lea cantaban himnos sagrados, les celebraban sus triunfos y les concedían recompensas, solamente a los que lo merecían por sus virtudes y sus méritos, con lo que quedaban estimulados, para que comprendieran que la voluntad, el esfuerzo y el trabajo eran atributos que dignifican y enaltecen al hombre y que tenían su recompensa aun en la otra vida.

Las antiguas iniciaciones en los Misterios, se desarrollaban esencialmente, para provocar en el Candidato el deseo del descanso o del reposo eterno, de donde retornaría a la Luz de la realidad, con lo cual se daba a entender la purificación del Postulante, antes de darle cabida, dentro de los conocimientos de la verdadera vida; la que consistía, en la educación y dominio de la materia y del perfeccionamiento moral del individuo.

Estas iniciaciones, estaban ligadas a una solemnidad impresionante y después de hacer pasar al Candidato, por sinnúmero de pruebas terroríficas, se le transportaba a otro medio, en el que se veía rodeado de belleza y sensualidad, en donde oía dulces cánticos entre música y bailes; de este modo, los Aspirantes eran observados detenidamente para estudiarles sus impresiones, calcular su imaginación y calificar los sentimientos de su corazón, por eso los excitaban alternativamente por medio del terror, del dolor y la tristeza, para después hacerlos observar bajo la impresión de la calma, el placer y la alegría.

Estas pruebas determinaban en el individuo una resolución firme y enérgica de acuerdo con la susceptibilidad, capacidad o su dominio propio más o menos contrastable para él.

Probado en esta forma el temple y carácter de los Iniciados, se procedía a instruirlos en sus derechos y obligaciones, para después enseñarles el esoterismo de las materias, cuyo estudio tenía que observarse por medio de Reglamentos y Leyes rígidas y terribles; se pasaba luego a prestar los Juramentos de Discreción, de manera solemne e imponente, en el concepto, de que el violador, era considerado como un Sacrílego, cuyo castigo era la muerte inmediata.

Por lo que respecta a las iniciaciones contemporáneas, no cabe duda que son una representación de lo que fueron en la Antigüedad, solamente que el transcurso de los siglos y el adelanto progresista de la civilización humana, han venido acomodando las pruebas materiales y terrible s por otras científicas, simbólicas de aquellas; y que en la actualidad, se reducen a la parte moral, espiritual, e intelectual, pero que de cualquiera manera, nos recuerdan a las que pasaron nuestros antiguos Iniciados en los Templos iniciáticos.

Tema No. 16
Los 21 Temas del Compañero Mason




rl 



R.·. E.·. A.·. A.·.



Búsqueda en el
Portal Rito Escocés Antiguo y Aceptado del Guajiro