Portal
Rito Escocés Antiguo y Aceptado
del Guajiro

La Hermandad para toda la Humanidad

33



La Francmasonería Jacobita

Fuente: "El Otro Imperio Cristiano"

De la Orden del Temple a la Francmasonería



ec

EDUARDO R. CALLAEY



Eduardo R. Callaey es historiador, escritor y guionista.
Como historiador ha publicado libros y numerosos artículos sobre historia medieval e historia de la Francmasonería.
Ha escrito guiones para televisión sobre temas de historia, mitología y religión.
Ingresó en la Francmasonería en 1989.
Entre 1999 y 2003 se desempeño como Gran Consejero de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones.
Actualmente preside la logia Lautaro Nº 167 de Buenos Aires.
Es autor de los libros "Monjes y Canteros"; Una aproximación a los orígenes de la Francmasonería (Buenos Aires; 2001).
Ordo Laicorum ab Monacorum Ordine (Buenos Aires, Academia de Estudios Masónicos, 2004) y
"El otro Imperio Cristiano; De la Orden del Temple a la Francmasonería"; (Madrid; Ediciones Nowtilus, 2005)

Más información sobre la bibliografía de Eduardo Callaey en

Bibliografía E. Callaey




d

John Theophilus Desaguliers

Hacia 1730, las tensiones entre la francmasonería hannoveriana y la escocesa se habían acrecentado. Londres trataba de mantener su tutela sobre las logias francesas, a la vez que observaba de cerca la actividad de los numerosos estuardistas exiliados en Francia. Se sabía que al menos desde 1728 las logias masónicas bajo control jacobita mantenían una fuerte presencia en el litoral marítimo francés y en algunas ciudades importantes del interior. En estas logias seguía en aumento la constitución de nuevos capítulos de «Elegidos», un grado masónico no previsto en los rituales oficiales de la Masonería inglesa reorganizada en 1717. La principal preocupación de los ingleses era que en estos capítulos se urdía la trama de la conjura estuardista.

Los ideólogos de la Gran Logia de Londres habían promulgado en 1723 una «Constitución para los Masones aceptados» en las que se había evitado minuciosamente cualquier referencia a las antiguas tradiciones escocesas acerca de un vínculo «cruzado» o «templario» en la francmasonería. Con la misma minuciosidad se había suprimido cualquier referencia a la religión católica, a la Santísima Trinidad, y a la Virgen María, referentes habituales en los centenares de reglamentos escritos por las antiguas corporaciones de Masones. Todas aquellas advocaciones habían sido eliminadas y reemplazadas por una fórmula más simple que sólo hacía referencia a la «religión que todos los hombres aceptan». De este modo, el espíritu protestante de los redactores de aquellas Constituciones adecuado a las múltiples expresiones que el cristianismo tenía en Inglaterra y, principalmente, a la religión de los príncipes gobernantes de la casa Hannover había desplazado la antigua tradición romana de los canteros.

En cambio, los Masones de Escocia e Irlanda, así como muchos Masones ingleses, mantenían aquella tradición, a la que habían sumado la conciencia de una antigua herencia que se remontaba a los tiempos de las cruzadas. A ello hay que incluir la acción de los rosacruces que habían agregado no pocos elementos provenientes de su propia doctrina. Estos hombres constituían en su conjunto la elite jacobita exiliada en Francia.

James Anderson es el paradigma, junto a Jean Theophile Désaguliers, de la Masonería hannoveriana de principios del siglo XVIII. En su visión, la Fraternidad tenía un origen inmemorial. Sobre aquella pretérita organización de noble linaje se habían organizado luego las logias operativas medievales, antecedente directo de la Gran Logia de Inglaterra que constituía, por derecho propio, la verdadera y única francmasonería. (James Anderson, autor de las «Constituciones de los libres y aceptados Masones de Inglaterra» de 1723 y la modificación de 1738.) y (Portada original de las «Constituciones» de 1738).

Imposibilitados por los acontecimientos políticos y trasplantados desde sus propias tierras insulares al continente, nada podían hacer para imponer su visión de la tradición masónica en Inglaterra. Allí, la batalla había sido ganada por lo que Bernard Faÿ denomina «La conspiración de los pastores», en obvia alusión al carácter protestante de la cúpula política de la Gran Logia de Londres.

En Francia, en cambio, habían encontrado el camino abierto para sus tradiciones y un suelo fértil. Se podría decir más que eso: Un campo arado. La Masonería hannoveriana había actuado rápidamente y ya hacia 1725 funcionaban logias en París bajo los auspicios de la Gran Logia de Londres. El éxito había sido rotundo. Pero no pudo evitar la presencia y la influencia de la francmasonería jacobita, que había logrado gran ascendencia en la nobleza francesa y cierta sintonía en la supervivencia de algunas antiguas tradiciones en la Masonería operativa gala, similar en algunos aspectos a la antigua tradición insular.




rl 



R.·. E.·. A.·. A.·.



Búsqueda en el
Portal Rito Escocés Antiguo y Aceptado del Guajiro