Ritos Masonicos

xxx         xxx         xxx


Rito Escoces Antiguo y Aceptado

Grado 14º R.·.E.·.A.·.A.·.
Gran Elegido, Perfecto y Sublime Masón


Grado 1

Corresponde a todo Masón individual descubrir el secreto de la Masonería a través de la reflexión sobre sus símbolos y por la consideración y el análisis sabios de lo que es dicho y hecho en el trabajo.

La Masonería no inculca sus verdades. Ella las señala, una vez y brevemente; o alude a ellas quizás obscuramente; o interpone una nube entre ellas y los ojos que serían deslumbrados por ellas."Buscad y encontrareis" conocimiento y verdad.

El objeto práctico de la Masonería es el mejoramiento intelectual, moral y espiritual de individuos y de la sociedad. La Masonería trabaja para mejorar el orden social iluminando las mentes de los hombres, dando calor a sus corazones con el amor de lo bueno, inspirándolo con los grandes principios de la fraternidad humana y exigiendo a sus discípulos que su lenguaje y acciones deben adecuarse con estos principios; que se iluminarán el uno al otro, controlaran sus pasiones, aborreceran el vicio, y se apiadaran del hombre vicioso como de uno afectado con una enfermedad deplorable.

Esencialmente filantrópica, filosófica, y progresiva, la Masonería tiene como base de sus dogmas una creencia firme en la existencia de Dios y de Su Providencia y en la inmortalidad del alma.

En toda época ha sido paladín de la Libertad, Igualdad y Fraternidad, pero no es ni un partido político ni una secta religiosa. Abraza a todos los partidos y a todas las sectas, para formar de entre todas ellas una asociación fraternal extensa.

Reconoce la dignidad de la naturaleza humana y el derecho del hombre a tanta libertad como sea capaz de tener; y no conoce nada que deba colocar a un hombre debajo de otro excepto la ignorancia, el envilecimiento y el crimen, y la necesidad de la subordinación a la voluntad y autoridad legales.

La Masonería es filantrópica; pues reconoce la gran verdad de que todos los hombres son del mismo origen, tienen intereses comunes, y deben cooperar para el mismo fin.

Por lo tanto, enseña a sus miembros a amarse el uno al otro; dar el uno al otro ayuda y soporte fraternales en todas las circunstancias de la vida; para compartir las penas y dolores así como sus alegrías y placeres; cuidar las reputaciones, respetar las opiniones, y ser perfectamente tolerantes de los errores de cada uno en materias de fe y credo.

Es filosófica porque enseña las grandes verdades referentes a la naturaleza y la existencia de un Ser Supremo y la inmortalidad del alma.

Los dogmas acariciados de cada uno de nosotros no son, como nosotros queremos creer, la pura verdad de Dios, pero simplemente nuestras conjeturas de la Verdad; los rayos refractados y fragmentarios de luz que han caído en nuestras propias mentes.

"Nuestros pequeños sistemas tienen su día,
Tienen su día y dejan de ser;
Son tan solo luces rotas para Vos,
Y Vos, O Dios, sois más que ellos "

Consideramos a este grado de Perfección; mas lo qué enseña es imperfecto y defectuoso. Sin embargo, no debemos relajar nuestros esfuerzos en la búsqueda de la verdad y contentamente consentir en error; es nuestro deber siempre presionar hacia adelante en su búsqueda, pues aunque la Verdad Absoluta es inalcanzable, sin embargo el monto de error en nuestras opiniones es susceptible de disminución progresiva y perpetua, y así la Masonería es una lucha continua hacia la Luz.

No todos los errores son igualmente dañinos. Aquel que es el mas injuriante es el de mantener un concepto indigno de la naturaleza y de las cualidades de Dios, y es este concepto indigno el que la Masonería simboliza por la ignorancia de la Verdadera Palabra.

La Verdadera Palabra de un Masón no es la verdad entera, perfecta, absoluta respecto a Dios, sino la concepción más alta y más noble de Él que nuestras mentes son capaces de formar; y esta Palabra es Inefable, porque un hombre no puede comunicarle a otro su propio concepto de Dios, puesto que el concepto de Dios de cada hombre debe ser proporcional a sus poderes intelectuales y a su excelencia moral y espiritual.

Para el Masón, Dios es nuestro Padre en el Cielo, ser sus hijos especiales es suficiente recompensa de los pacificadores; Ver cuya cara es la esperanza más alta del puro de corazón; quién esta siempre a la mano para fortificar y bendecir a sus seguidores verdaderos; a quién nuestro amor ferviente es una deuda, y nuestra sumisión más humilde y más paciente; cuya adoración más aceptable es un puro y piadoso corazón y una vida benéfica, y a cuya disposición misericordiosa estamos resignados por esa muerte que esperamos y creemos es solamente la entrada a una vida mejor.

Para hacer del Honor y el Deber las luces constantes del faro que guiará el barco de vuestra vida sobre los mares tempestuosos del Tiempo; hacer eso que es lo correcto hacer, no porque nos asegurará éxito o ganará el aplauso de los hombres o será la mejor política, pero porque es lo correcto y por lo tanto debe ser hecho; para pelear incesantemente contra el error, la intolerancia, la ignorancia y el vicio, empero apiadarse de los que yerran; ser tolerantes incluso de la intolerancia, enseñar al ignorante y trabajar para rescatar al vicioso, son los deberes de un Gran Elegido, Perfecto y Sublime Masón.

Un buen Masón es quien puede mirar a la muerte y ver su cara con el mismo semblante como con el que escucha su historia; es quién puede desdeñar igualmente las riquezas cuando él las tiene o cuando no las tiene; quién no esta más triste si estas están en el tesoro de su vecino, ni mas elevado si estas brillan alrededor de sus propias paredes; uno que no es movido por la buena fortuna que le llega o que se va de él; quien ni gasta sus bienes prodigiosamente y absurdamente, ni tampoco las guarda avaramente; quién nunca piensa que su caridad es costosa si una persona digna es la receptora; quién no hace nada por la opinión, pero todo por la conciencia; quién es dadivoso y alegre con sus amigos, y caritativo y clemente con sus enemigos; quién ama a su país, considera su honor, obedece sus leyes; y quién desea y se esfuerza nada más que por cumplir su deber y honrar a Dios.

Volver al:
Rito Escoces Antiguo y Aceptado



"Y que la Masonería siga no siendo nada a los ojos del iluso
es la mejor prueba de su valor"