HISTORIAS AERONÁUTICAS

SEGUNDA PARTE

LOS ESPIRITISTAS

Durante todo ese día, 24 de Octubre, los helicópteros volaron nuevamente las mismas zonas ya conocidas, las órdenes para los pilotos habían sido aterrizar sólo si estaban seguros de haber ubicado al helicóptero desaparecido o a alguno de los tripulantes, las informaciones que llegaban eran contradictorias, confusas, cuando no fantásticas; para variar se esparció el rumor de que los aguarunas los tenían prisioneros, otros decían que estaban heridos pero atendidos por los aguarunas en un lugar desconocido, y así mil y un historias fantásticas que sabe Dios dónde se habían originado.

Habían transcurrido ya catorce días de búsqueda sin resultado alguno y nadie abrigaba esperanzas de ubicarlos, sólo habían quedado dos helicópteros para las operaciones de los últimos días de búsqueda, los mecánicos y el radio operador ya habían preparado el repliegue y sólo mantenían el material indispensable fuera de las cajas.

A las siete de la noche el radio operador de la estación instalada en El Milagro recibió de Barra 4 Lima, la orden de que Eco Bravo, Jefe de Búsqueda, se apersone para recibir instrucciones.

     - Barra 4, el JEBUS al habla - llamó Eco Bravo

     - “Eco Bravo” ¿Qué tal me escuchas? - a través del parlante se escuchó una voz conocida

     - Hola Juliette Alfa, te escucho fuerte y claro, adelante - respondió

     - Mira, hemos estado siguiendo el plan de búsqueda tanto de tus “fierros” como de los aviones y pensamos que no hay mucho más que puedas hacer ¿Estás de acuerdo?

     - Totalmente, no sé qué más podemos hacer

     - ¿Tienes tu carta de navegación a la mano? - sin esperar respuesta, continuó - ubica en tu carta el siguiente punto - y leyó unas coordenadas - hemos recibido la visita de unos espiritistas - y como para aclarar la figura añadió - a los que no hemos llamado, pero que nos han traído esta información

     - Pero ese punto está totalmente fuera de la ruta, el tiempo no ha estado como para que se hayan visto obligados a desviarse tanto, en todo caso hubieran podido aterrizar en “El Milagro” ¿No te parece?

     - Mira, como te dije, no nos queda más por hacer así que mañana manda tu otro ”fierro” a esa zona, total no perdemos nada y no nos quedamos con esa duda

     - OK, recibido, mañana a primera hora volamos esa zona, cambio y corto

     - Espera, hay algo más; ellos dicen que nos apuremos porque los cuatro están ilesos y caminando - hizo una pequeña pausa - pero que uno de ellos corre peligro de muerte, eso es todo. Cambio y corto

Eco Bravo se alejó hacia el comedor pensando en la que acababa de recibir. ¿Espiritistas, de dónde cuernos han salido estos gallos? Pero dijo que ellos se presentaron por su cuenta o sea que nadie los ha llamado, esto me hace recordar esas llamadas mal intencionadas que algunos “chistosos” hacen para reportar falsas emergencias. Bueno, como dijo JA no perdemos nada descartando esa posibilidad. Bah, espiritistas. - Al llegar al comedor hizo llamar al piloto del otro helicóptero.

     - “Chino” José, mañana vas a este punto para buscar al “fierro” de Mañuco La Rosa, Lima dice que tienen un dato que les han dado los espiritistas - le señaló el punto al cual debía ir - si ya sé, ya sé, es medio raro pero vamos a hacerlo, es la última esperanza, después de eso “Buenas noches los pastores” - cerró la carta y continuó - Te llevas cuatro cilindros a bordo para que recargues en el punto que creas conveniente; la idea es que vayas a ese punto y desde ahí recorras las quebradas hasta la parte baja y abierta, mantén contacto radial permanente.

     - Mi mayor ¿usted cree que los espiritistas nos van a ayudar a encontrarlos? De repente tienen razón y están por ese lado

Recordó la advertencia de los espiritistas en cuanto al peligro de muerte de uno de los desaparecidos y decidió no decírselo a José, La Rosa era de una promoción anterior y mantenían una amistad más estrecha - Seguridad, seguridad, no quisiera ir a recogerte por ahí, no vayas a hacer tonterías ¿Está claro?



__________________________________

- Peñas Blancas