HISTORIAS AERONÁUTICAS

SEGUNDA PARTE

LA VÍSPERA

Ese día, 17 de octubre se despertaron más temprano que los anteriores, desayunaron lo de costumbre y de inmediato se dedicaron a prepararse para la partida, pero eran tan pocas las cosas que llevarían que prácticamente ya estaba todo listo casi antes de comenzar. Una hora más tarde dividieron lo escogido en cuatro grupos iguales, lo acomodaron en las mochilas y quedaron listos para partir.

     - Mi capitán, creo que todo está listo - dijo La Rosa, que había asumido el control y distribución de la impedimenta.

     - Sí, creo que estamos listos - Gutiérrez permaneció en silencio unos instantes, y continuó - no sé si ustedes piensan lo mismo, esto es un asunto personal, pero yo voy a escribir una carta, si ustedes lo hacen ya verán a quien se la dirigen para que cuando encuentren el helicóptero, si lo encuentran, sepan más o menos qué pasó; Mañuco, hay que dejar un papel diciendo que bajaremos siguiendo el curso del agua, así les haremos más fácil la búsqueda.

Era noche cerrada, oscura, boca de lobo que le llaman; Chauchilla pensaba sobre cómo sería al día siguiente que emprenderían la marcha en busca de la civilización, de la salvación. Poco a poco el cielo se fue cubriendo de estrellas, al principio, tímidamente, se fueron asomando las más luminosas, brillaban como diamantes sobre terciopelo negro, después fueron apareciendo otras, más pequeñas, y otras y otras, hasta que la noche se hizo clara -.Si las noches van a ser como está la caminata no será tan difícil como dice Gutiérrez, pero sería mejor todavía si saliera una buena luna nueva, o llena, me da lo mismo - Como si hubiese sido una orden empezó a mostrarse la luna iluminando todo con su luz plateada, mientras las estrellas desaparecían como avergonzadas ante tal luminosidad - Esto me hace recordar la vez que el Mono se perdió en la trocha de Teniente López regresando del barrio civil - Se había escapado para irse a “chelear” al barrio civil y al regresar salió de la trocha para orinar y ya no pudo encontrarla aunque estaba a solo dos metros , el monte le parecía igual por cualquier lado, asustado decidió no moverse hasta que amaneciera - Qué risa, hizo bien en no moverse ¿ Dónde estaría ahora,? Todavía perdido seguro - las carcajadas le sacudían los hombros, se atoró con su propia saliva y empezó a toser, alguien le dio unas fuertes palmadas en la espalda.

     - ¡¡¡Chauchilla, Chauchilla, despierta, estás soñando!!!

     - ¿Qué, qué, qué pasa? - en la oscuridad de la cabina era imposible ver su expresión de desconcierto

     - Nada, chistoso, estabas soñando en saber Dios qué y te has puesto a reír y a toser como un loco; ya déjanos dormir.



__________________________________

- Octavo día