HISTORIAS AERONÁUTICAS

SEGUNDA PARTE

PRIMER INTENTO

El día 14 amaneció algo menos nublado que los días anteriores y no había llovido mucho, optimistas tomaron el consabido desayuno de sardinas y galletas preparándose para partir, cada uno había escogido de entre sus pertenencias la ropa que le pareció más aparente para los días que les esperaban; habían calculado que con víveres para seis días sería suficiente, más una pequeña reserva, no fuera a ser que a las finales les faltar comida; cada uno distribuyó las latas en los bolsillos de las ropas que estaban usando y en un pequeño atado que llevarían consigo.

     - Bueno, llegó la hora ¿Estamos listos? ¿Alguna pregunta antes de partir? ¿No se olvidan de nada? - Todos asintieron, estaban listos

Pasadas las ocho empezaron a caminar, el descenso era más o menos pronunciado pero no difícil, ninguno tenía ropa de protección para la lluvia y la vegetación, cargada de agua por la lluvia de la noche anterior, pronto los dejó empapados; a poco, conforme iban descendiendo la vegetación fue cambiando, más frondosa y de troncos más gruesos, y algo que no habían visto, ni sentido, antes de bajar: enormes tábanos marrones que los acosaban y picaban a través de la ropa, especialmente en la espalda.

Cuando llegaron al fondo de la quebrada, dos horas después de partir, se encontraron en un ambiente lóbrego, la quebrada era muy angosta y las plantas prácticamente los cubría totalmente, descansaron unos minutos antes de emprender la marcha siguiendo el curso del agua; ya en ese momento supieron que cada gramo llevado demás pesaba demasiado.

A la cabeza, como más joven, iba Jibaja abriendo trocha con el machete, no lo necesitaba permanentemente pero al tener el mango roto se le dificultaba cogerlo con fuerza, le había colocado un pañuelo para protegerse la mano, pero no tenía suficiente protección y constantemente tenía que ajustar el pañuelo para poder golpear.

Una hora y media más tarde escucharon un rumor de agua que caía, siguieron avanzando, curiosos, y de pronto se encontraron con que el curso de agua caía formando una cascada de más de veinte metros de altura, vertical, sin posibilidad de bajar caminando.

Desconcertados exploraron los alrededores buscando un paso para continuar; tras media hora de explorar se convencieron que no les sería posible sortear la caída, grandes peñascos cubiertos de musgo y helechos hacían peligrosa la exploración, un par de resbalones y la oscuridad reinante los convenció de que para poder continuar sería necesario bajar por la cascada misma.

     - Mi capitán, el helicóptero tiene un winche de rescate - Jibaja estaba entusiasmado - el cable es bastante largo, más que suficiente para la altura de la cascada, y podríamos bajar con el arnés.

     - No hay más que hablar, descansemos media hora y ¡Media vuelta! a regresar al helicóptero, lástima que no lo pensamos antes ¡Chauchilla, carga tu maleta nomás!

Dos horas después llegaron al punto por donde habían ingresado a la quebrada; el lugar, de por sí oscuro, estaba ya casi en penumbra, les faltaba aproximadamente otras tres horas de caminata, subiendo, por lo que decidieron pernoctar en el sitio y emprender el ascenso al día siguiente; en poco tiempo la oscuridad se hizo total, no veían a medio metro de distancia así que buscaron acomodo para pasar la noche donde estaban.

Alrededor de las once de la noche empezó a llover, como no habían preparado refugio alguno ni tenían ropa impermeable, se cubrieron como mejor pudieron pero en contados minutos estuvieron hechos una sopa, la lluvia inmisericorde se les colaba por el cuello sin que pudieran evitarlo, se juntaron unos a otros buscando inútilmente algo calor y esperaron estoicamente hasta el amanecer; esa jornada les dejaría varias lecciones que aprovecharían posteriormente.

Apenas la escasa luz del día lo permitió emprendieron el ascenso, caminaban sin hablar deseosos de llegar cuanto antes, acezaban deteniéndose cuando les faltaba el aire, con las piernas entumecidas por el esfuerzo y agarrándose de los arbustos y ramas para ayudarse; casi tres horas les tomó la subida.

Una vez en el lugar todos se dirigieron al helicóptero, treparon a la cabina, se pusieron ropa seca y, sin ponerse de acuerdo, se echaron a descansar; derrengados, pronto los cuatro estuvieron profundamente dormidos.

Ese día, 15 de octubre, Jibaja se sintió mal, empezó con unos retortijones que precedieron a accesos de diarrea que se repitieron una y otra vez durante el día, hasta seis veces; durante la noche no volvió a evacuar y no tuvo dolores, sin embargo en la mañana del día 16, en cuanto comió un pedazo de queso le volvió la diarrea, entonces dejó de comer.

Todos estaban preocupados pues no tenían remedio alguno y sólo les quedaba esperar a ver si el organismo de Jibaja superaba el cuadro espontáneamente, de lo cual tenían dudas ya que no había posibilidad de cambiar la dieta; en 24 horas el malestar estomacal se hizo sentir, el suboficial estaba algo ojeroso y bastante pálido, la deshidratación era evidente.

Gutiérrez observó con preocupación que el enfermo no presentaba cólicos abdominales, simplemente sentía urgencia de evacuar ¿Sería cólera o algo así?

     - Jibaja ¿Cómo te sientes?

     - Mi capitán, yo me siento bien, ya no me duele el estómago, pero tengo que decirle que esta mañana evacué pura agua y algo como flema...... y sangre.....

     - Mi capitán - intervino Villalobos - yo sugiero que tome sangre de grado ¿Tú qué dices “trinche”? Es buena para las úlceras estomacales, cicatrizante de heridas, tal vez con eso lo mejore ¿Qué dices “trinche”?

     - Yo creo que sí debo tomar sangre de grado, mi capitán, daño no me va a hacer y además no tenemos otra cosa ¿No? ¿Cuánto tengo que tomar, mi técnico?

     - Se toma poquito, solamente en las heridas se echa directamente; yo creo que con seis gotas diluidas en agua tres veces al día, puede ser suficiente; mi capitán, no creo que le haga daño, probemos.

     - Si tú estás de acuerdo, Jibaja, probemos y empecemos de una vez.

Jibaja tomó las gotas a media mañana y luego en la tarde; el resto del día lo pasó sin molestia alguna. Gutiérrez, preocupado, no le quitaba el ojo de encima y vio que sacaba unos cables eléctricos y alguna otra cosa ¿Qué estaría haciendo? Como si le adivinara el pensamiento Jibaja se le aproximó con los cables y unas cubiertas de plástico.

     - Mi capitán, creo que podemos hacer unas mochilas que nos servirán para no cargar con estos ataditos y llevar la carga a la espalda

     - Eso sería excelente ¿Cuántas se pueden hacer, hay material para todos? ¿De dónde has conseguido ese plástico?

     - Es el tapiz de los asientos que lo he despegado, hay más que suficiente para los cuatro y las costuras las hacemos con alambre de frenar delgado

Esa tarde empezaron a fabricarse sus propias mochilas, excepto Villalobos que prefería llevar sus cosas en su maleta de nylon.

Al día siguiente, 16 de Octubre, terminaron de hacer las mochilas utilizando cables eléctricos y las fundas de los asientos del helicóptero; en la tarde, metidos en la cabina para protegerse de la lluvia, la conversación derivó al día de partida; Gutiérrez tomó la palabra, dirigiéndose a los tres restantes.

     - ¿Qué les parece si definimos cuándo partimos? - Los otros tripulantes dirigieron su atención al capitán y en silencio aguardaron sus palabras - Chauchilla, que es hermano cargador del Señor de los Milagros - continuó - me dijo que pasado mañana, 18, sale el Señor en procesión; descansamos hoy y mañana ¿No les parece que es un buen día para partir? - Los tres estuvieron de acuerdo, partirían el 18.

oo3



__________________________________

- Los Aguarunas